Las funcionarias del Servicio Nacional de Migraciones de Tarapacá han decidido unirse a la movilización nacional convocada por la Asociación Nacional de Funcionarias y Funcionarios de Migraciones (Afunamig). La protesta, que se extiende a nivel nacional, busca principalmente el reconocimiento de la carrera funcionaria, solicitando transparencia en los procesos de aumento de grados y cambios de escalafón, así como incentivos al retiro para aquellos funcionarios que están próximos a jubilarse.

En una declaración pública, las funcionarias de Tarapacá han subrayado la necesidad de transparencia en estos procesos, argumentando que actualmente solo benefician a un reducido grupo de funcionarios, mayoritariamente en el nivel central, dejando de lado a las regiones, y en particular a Tarapacá. “Tenemos compañeras que llevan años solicitando un aumento de grado, a pesar de contar con sus títulos universitarios, y aún se mantienen en el escalafón administrativo. La falta de transparencia en estos procesos es evidente y resulta en una injusta distribución de oportunidades, perpetuando una desigualdad que debe ser corregida”, señalaron.

Además, han resaltado el deterioro progresivo de las instalaciones de la oficina ubicada en la intersección de las calles Obispo Labbé con Serrano. Las funcionarias denuncian problemas de acceso, control de plagas y falta de seguridad, condiciones que dificultan el desempeño de sus funciones. “Esta es la primera vez que nuestra región se suma a este movimiento nacional, debido al cansancio y a la casi nula mejora de nuestras condiciones y remuneraciones como funcionarios públicos”, añadieron.

A pesar de la movilización, las funcionarias han asegurado que mantendrán la atención diaria sin afectar a los usuarios. Solo paralizarán sus funciones desde las 12 hasta las 13 horas, manteniendo turnos éticos durante ese horario. Han solicitado la comprensión y apoyo de la ciudadanía, funcionarios públicos, usuarios y autoridades regionales en respaldo de esta movilización que busca demandas justas y el reconocimiento de la carrera funcionaria.

Esta movilización se suma a una serie de protestas que están ocurriendo en diversas regiones del país, reflejando un descontento generalizado entre los trabajadores del Servicio Nacional de Migraciones. La situación pone de relieve la necesidad urgente de abordar estas demandas y garantizar una distribución equitativa de las oportunidades y condiciones laborales para todos los funcionarios, independientemente de su ubicación geográfica.