La Chef Maru Toledo, escritora y experta en gastronomía, comparte consejos para cambiar nuestros hábitos de consumo en esta temporada.

Aunque la inflación en México parece desacelerarse, existen artículos que siguen al alza, en especial durante las celebraciones de cuaresma y Semana Santa, lo que para muchas familias y consumidores comprar productos de marcas reconocidas ya no parecer ser una buena opción.

Por ello el pensar en cambiar nuestros hábitos debería ser una de las habilidades que se deben adoptar, como administrar nuestro presupuesto o cambiar y hacer las cosas diferentes con nuevas estrategias que nos podrían llevar a cuidar el bolsillo.

Según la chef Maru Toledo, egresada de Administración de Empresas de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) y autora de 28 libros de gastronomía, la recomendación es aprender y experimentar nuevas opciones de alimentación, en especial las que vengan de los mercados locales.

“La realidad es que hoy las familias deben invertir más y en nuestra Área Metropolitana los precios han aumentado y los productos han bajado su calidad, hay que aprender y cambiar, conocer y experimentar, darle la oportunidad a lo local”, dijo.

Por ello comparte los siguientes consejos para llevar mejor nuestra economía en estos días:

  1. Ten conocimiento de qué es cocinar.
  2. Date tiempo para cocinar, programa un menú, piensa bien qué harás o quieren comer en casa.
  3. Conoce tu presupuesto, analiza cuánto ganas y puedes gastar.
  4. Siempre piensa en ahorrar.
  5. Usa ingredientes sencillos y económicamente accesibles.
  6. Visita lugares que den buenos precios y compáralos, investiga en Internet, averigua de dónde vienen y su costo.
  7. Opta por lo local, por las tienditas de por tu casa o zonas.
  8. “Hazte amigo” de tu carnicero, pescadero, verdulero o abarrotero, ser su amigo o tener una relación cordial con éste, ayudará a encontrar mejores opciones, precios y calidad por tus alimentos.

La chef y egresada de la UAG recomendó visitar, en Guadalajara, lugares como Santa Tere, el Mercado de Abastos o los mercados del mar, ya que es fácil conocer a los vendedores y así te aseguran calidad de los productos y los precios son más razonables.

“Recuerden lavar bien todo, cuiden la calidad, temperatura y sabor de los productos y no dejen de apoyar el comercio local, conocer la historia de cada lugar y hagan amigos”, concluyó.

Por prensa